Recomendado por el Ministerio de Sanidad

logo Ministerio de sanidad

Adicción en casa: ¿está todo perdido?

brujula

Tener un problema de adicción en casa es muy agobiante. Al contrario de lo que se puede pensar, la adicción no es un problema individual, sino social. La conducta adictiva no afecta únicamente a la persona adicta, sino a toda su familia y su entorno más cercano.

Cuando se lidia con un problema de adicción en el núcleo familiar, cada miembro de la familia se encuentra bajo estrés constante. Esto se debe tanto a la preocupación por el bienestar del adicto como al clima de conflicto (a veces incluso violento) que se genera en la casa, el lugar en el que cualquier persona debería sentirse segura.

Una sospecha constante

En una casa en la que vive un adicto es frecuente que haya hurtos. Las adicciones tienen un impacto económico grande y, en fases críticas, el adicto puede llegar a romper su propio esquema de valores conducido por la adicción. Esto genera desconfianza en el entorno familiar; quienes conviven con el adicto dejan de sentirse seguros y de creer en su palabra, sus promesas de cambio, etc.

Estos factores, junto con el estigma y la vergüenza que se ciernen sobre toda la casa, a la larga, afectan la salud mental de los miembros de la familia.

Las personas que están cerca ponen lo mejor de su parte y tratan incansablemente de conducir al adicto hacia la recuperación con sus propios recursos.
Muchas veces son víctimas de la manipulación y se chocan de frente con repetidas decepciones y frustraciones.

Es entonces cuando parece que se han agotado todos los medios y ante la desesperanza aparecen la pregunta:

¿Está todo perdido?

Es innegable la importancia que las familias tienen en el proceso de recuperación de una adicción. Sin embargo, la mayor parte de las veces, todo el cariño y buena voluntad que emplee una familia no son suficientes por sí solos.

Las adicciones son un problema complejo. El tiempo, la patología dual junto con otros factores pueden agravar y dificultar la condición de la adicción. Cada persona adicta tiene sus propias particularidades y requiere de la intervención personalizada de un equipo profesional para obtener una recuperación exitosa y sin recaídas.

Tiene solución, hay esperanza siempre

No importa en qué fase de la enfermedad se encuentre una persona adicta, es posible brindarle la ayuda que necesita para mejorar su calidad de vida y conseguir la recuperación. Aquí, en Help, logramos un 92% de éxito en los tratamientos de recuperación.

La disciplina en el proceso de recuperación, que llevamos a cabo en la clínica, hace que el tratamiento sea más eficaz, más rápido y menos traumático tanto para el adicto como para la familia.

Otra de las razones del alto porcentaje de recuperación de nuestra clínica es el abordaje integral. En Help Adicciones somos especialistas en patología dual; atacamos simultáneamente las adicciones y otros trastornos de salud mental como un conjunto. Además, asistimos, formamos e involucramos a la familia para que pueda participar activamente en la recuperación y, sobre todo, en la no recaída.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más leídos:

¿Necesitas ayuda con un familiar adicto?
Rellena este formulario y te llamamos o puedes llamarnos tú al 900 67 00 44 y te informamos.
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.