Recomendado por el Ministerio de Sanidad

logo Ministerio de sanidad

Dejar el alcohol

5 síntomas de alcoholismo

Estos son los principales síntomas de alcoholismo:

Perfil de la persona alcohólica

Hay ciertos rasgos en la personalidad de un adicto al alcohol que podemos detectar:

Cómo saber si alguien ha bebido

El consumo de alcohol es uno de los más fáciles de detectar a primera vista:

¿Cómo piensa un alcohólico?

Tipos de alcoholismo

Existe una clasificación de tipos de alcoholismo comúnmente aceptada y que desarrolló Elvin Morton Jellinek, un investigador neoyorquino. Jellinek distinguía cinco tipos de alcoholismo:

Alfa

Muestra una dependencia psíquica del alcohol, pero no física. Es decir, no tiene síndrome de abstinencia. No deja de beber porque el alcohol mitiga sus problemas psicológicos.

Beta

Beben habitualmente y en cantidades muy grandes, pero pueden parar y estar largos periodos de tiempo sin hacerlo. Este tipo de alcoholismo suele causar lesiones físicas (cirrosis hepática, por ejemplo).

Gamma

El alcohólico gamma tiende a ocultar su adicción. Su adicción es psicológica, pero termina siendo física.

Delta

El bebedor delta ha desarrollado una tolerancia muy alta al alcohol, por lo que no parece afectarle. Sin embargo, no solo le afecta, sino que es incapaz de dejar de beber y termina afectando seriamente a su salud.

Épsilon

No bebe con frecuencia, solo en momentos concretos. Pero cuando lo hace, bebe cantidades enormes de alcohol y corre riesgo de padecer un coma etílico.

Otra manera de clasificar el tipo de alcoholismo es la distinción entre alcoholismo crónico y agudo. El primero consume habitualmente bebidas alcohólicas, y esto termina por dañar sus órganos vitales y su salud mental. También puede desarrollar delirium tremens. El alcohólico agudo bebe puntualmente, pero en grandes cantidades.

Efectos de alcohol en el organismo

Debemos distinguir entre los efectos a corto plazo y a largo plazo (cuando la ingesta se mantiene en el tiempo).

A corto plazo

Como depresor del sistema nervioso, el alcohol genera somnolencia y un estado de relax. Pasadas unas horas, la persona que ha bebido puede manifestar los efectos opuestos: excitación, aumento de las pulsaciones, etcétera. Dependiendo de la cantidad consumida, beber causa problemas de atención, dificultad al hablar y cierto estado apático, como si nada les importara en ese momento. Una ingesta excesiva, aunque sea puntual, causa vómitos y dolores de cabeza y estómago. También puede llegar a ser letal.

A largo plazo

Los daños a largo plazo son múltiples:

  • Hipertensión arterial.
  • Dolencias cardiacas y cerebrales.
  • Daños en el aparato digestivo. Daños hepáticos irreversibles.
  • Bajada del rendimiento escolar o laboral. Pérdidas de memoria. Dificultades en el aprendizaje.
  • Daños a la salud mental. Los más habituales: ansiedad y depresión.
  • Disfunciones sexuales.
  • Distintos tipos de cáncer.
  • Alteraciones en el ciclo de sueño (se duerme mal y poco).
  • En casos de alcoholismo prolongado, el adicto desarrolla lo que se conoce como delirium tremens, cuyas fases van del dolor de cabeza, temblores o vómitos hasta un estado de confusión, alucinaciones, taquicardia… Son síntomas que se dan cuando el adicto deja de beber por unas horas sin tener al lado a un terapeuta que lo ayude.

Nos centramos en aportar soluciones a nuestro paciente

La parte positiva es que, con ayuda, se puede salir del alcoholismo y es una de las adicciones que más fácilmente se pueden superar. La mala, que el alcohol es una droga socialmente tolerada, y percibir el problema es más complicado que con otras sustancias.

Es imprescindible que el entorno actúe unido. Si una sola persona cercana al alcohólico permite que consuma o no se lo reprende, el adicto buscará estrechar esos lazos y se alejará del resto.

Por tanto, es vital que todos sean firmes al respecto y que actúen como un equipo. El siguiente paso es lograr que el alcohólico reconozca el problema e inicie tratamiento.

Sin tratamiento, las recaídas son habituales. Pero sobre todo el alcohólico puede sufrir un episodio de delirium tremens que su entorno no sepa cómo solucionar. Estar en manos de expertos es esencial en la rehabilitación.

¿Necesitas ayuda con un familiar adicto?
Rellena este formulario y te llamamos o puedes llamarnos tú al 900 67 00 44 y te informamos.
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por HELP ADICCIONES, S.L., con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.