Convivir con un adicto: un infierno del que hay salida

Convivir con un adicto es una experiencia terrible, pero se puede conseguir ayudar al enfermo, con ayuda y siempre, pensando en soluciones, no en culpabilizar a una persona que, al fin y al cabo, está enfermo. Trabajando juntos, hay solución.